MANIFIESTO DE AVESA RESPECTO A LA FIGURA DEL AUXILIAR OFICIAL OE LA INSPECCIÓN VETERINARIA (AOIV)

D. Imanol de la Fuente ArteagabeitiLa, mayor de edad, Veterinario Colegiado en el Colegio Oficial de Veterinarios de Bizkaia con el n° 226, actuando en nombre propio y en representación de la Asociación Nacional de Veterinarios Especialistas en Seguridad Alimentaria (AVESA), organización que integra a profesionales veterinarios que desarrollan su actividad laboral en el ámbito de la Seguridad Alimentaria a todo lo largo de la cadena de valor de la producción alimentaria en las distintas Administraciones Públicas o de manera privada en los distintos eslabones de la cadena alimentaria: sector primario, industria agroalimentaria, distribución y venta así como en restauración colectiva e institucional etc. y en la labor de formación y docencia en nuestras Universidades, en relación a la figura del Auxiliar Oficial de Inspección Veterinaria (AOIV)

M A N I F I E S T A que,

  • La figura del AOIV está descrita y definida en el actual ordenamiento higiénico - sanitario. En concreto el Reglamento (CE) 854/2004, por el que se establecen Normas Específicas para la Organización de Controles Oficiales de los Productos de Origen Animal Destinados al Consumo Humano.
  • Cada CC.AA., dentro de sus competencias, puede regular esta figura y adecuarla a sus necesidades en los términos que estime sean más útiles a la consecución de sus objetivos en materia de control e inspección en mataderos y salas de despiece. Todo ello, siempre y cuando se respete lo descrito y definido en el citado reglamento.
  • Que los conocimientos para adquirir la cualificación profesional de AOIV, definidos en el citado reglamento, han de estar avalados por una formación reglada. Esta ha de ser homogénea en todo el Estado y convalidable entre las distintas CC.AA...

Disfruta de todas nuestras ventajas.

Asóciate

Toda la información sobre Nosotros.

Asociación

Jornadas AVESA a lo largo de la Historia.

Jornadas

Las últimas noticias en nuestra revista.

Newsletter

Cursos, Eventos, Seminarios, Jornadas....

Formación

Martes, 06 Octubre 2015 12:26

INFORME PROPUESTA DECLARACIÓN DE CANARIAS COMO REGION LIBRE DE TRIQUINA

juanCarlos 

Juan Carlos Gonzalez

(vocal de Avesa por Canarias)

 

La situación epidemiológica europea ha permitido en los últimos años la progresiva declaración de varios países como libres de triquina y por tanto exentos de realizar esta prueba obligatoria a todas las canales de porcino sacrificadas en mataderos.
La situación de España es distinta pues se mantienen prevalencias importantes en ganaderías extensivas y jabalíes, y casi nulas en ganaderías porcinas intensivas.
En Canarias la situación está condicionada por la importación de cerdas reproductoras de zonas aun no indemnes y la falta de actuaciones para declarar las ganaderías porcinas con condiciones controladas de estabulación.
En 2011 se publica en Plan Nacional de Contingencia frente a triquina, donde se define:
Explotaciones o categorías de explotaciones libres de triquina
Actualmente, en España no se ha declarado libre de triquina ninguna explotación o categoría de explotaciones, ni se ha declarado oficialmente ninguna región en la que el riesgo de presencia de triquina en los cerdos domésticos sea despreciable, por lo que, salvo en los casos de congelación de carne bajo la supervisión de las autoridades competentes, es obligatorio el análisis de triquina en las canales de todos los cerdos domésticos destinados al consumo humano, incluidos los procedentes de la matanza domiciliaria (AESAN, 2011)
Programas de vigilancia y resultados positivos
Cuando se declare libre de triquina alguna explotación o categoría de explotaciones o se declare oficialmente alguna región en la que el riesgo de triquina en los cerdos domésticos sea despreciable, será necesario establecer programas de vigilancia para comprobar si los animales están efectivamente libres del parásito. Aunque no será obligatorio realizar análisis sistemáticos de control de triquina de todas las canales, los programas de vigilancia incluirán la realización de una serie de pruebas analíticas, por lo que será necesario, en su caso, establecer los procedimientos de actuación y las medidas que deban adoptarse si la canal infestada no puede ser identificada en matadero. Estos protocolos no se contemplan en el presente Plan, por lo que deberán realizarse con carácter previo a cualquier declaración de explotaciones o categorías de explotaciones libres de triquina o de regiones en las que el riesgo de la presencia de triquina en los cerdos domésticos se considere despreciable (AESAN, 2011).

Desde la publicación de este Plan de Contingencia en 2011, se han producido varios hechos que afectan a la situación epidemiológica de la enfermedad:


1. REGLAMENTO 2015/1375 por el que se establecen normas específicas para los controles oficiales de la presencia de triquinas en la carne. Y especifica:
Artículo 2. Toma de muestras de las canales
a) se analizarán, para detectar triquinas, todas las canales de las cerdas de cría y los verracos, o al menos en el 10 % de las canales de los animales que se envíen cada año para ser sacrificados de cada explotación cuyo cumplimiento de las condiciones controladas de estabulación haya sido reconocido oficialmente, y
b) se analizarán sistemáticamente, para detectar triquinas, todas las canales procedentes de explotaciones que no hayan obtenido el reconocimiento oficial del cumplimiento de las condiciones controladas de estabulación.
Se tomará una muestra de cada canal, que se analizará para detectar triquinas en un laboratorio designado por la autoridad competente, utilizando uno de los métodos siguientes:
a) el método de detección de referencia que se establece en el capítulo I del anexo I, o
b) un método de detección equivalente que figure en el capítulo II del anexo I.
Reconocimiento oficial de las explotaciones que cumplen las condiciones controladas de estabulación
1. A efectos del presente Reglamento, la autoridad competente podrá reconocer oficialmente que una explotación o un compartimento cumple las condiciones controladas de estabulación si se satisfacen los requisitos establecidos en el anexo IV.
2. Se considerará que las explotaciones y compartimentos que cumplían las condiciones controladas de estabulación en Bélgica o Dinamarca de conformidad con el artículo 3, apartado 3, letra c), el 1 de junio de 2014 tienen el reconocimiento oficial de que cumplen las condiciones controladas de estabulación incluidas en el anexo IV.
ANEXO IV
A. Para que el operador de una empresa alimentaria obtenga el reconocimiento oficial de que cumple las condiciones controladas de estabulación, deberá satisfacer los siguientes requisitos:
a) haber tomado todas las precauciones prácticas por lo que respecta a la construcción y el mantenimiento de los edificios para evitar que entren roedores, otros mamíferos o aves carnívoras en los locales en que se guarda el ganado;
b) aplicar un programa de control de plagas, en particular contra roedores, a fin de evitar de forma eficaz la infestación de los cerdos, y mantener registros sobre dicho programa a satisfacción de la autoridad competente;
c) velar por que todos los piensos procedan de fábricas que produzcan piensos con arreglo a los principios establecidos en el Reglamento (CE) no 183/2005 del Parlamento Europeo y del Consejo ( 1 );
d) almacenar los piensos destinados a animales de especies sensibles a las triquinas en silos cerrados u otros contenedores en los que no puedan entrar roedores, y velar por que todos los demás piensos hayan sido sometidos a tratamiento térmico o producidos y almacenados a satisfacción de la autoridad competente;
e) garantizar que los cadáveres de los animales se recojan, identifiquen y transporten inmediatamente de acuerdo con los artículos 21 y 22 del Reglamento (CE) no 1069/2009 y con el anexo VIII del Reglamento (UE) no 142/2011;
f) informar a la autoridad competente en caso de que se instale un vertedero en las proximidades de la explotación. La autoridad competente deberá, a continuación, evaluar los riesgos y decidir si la explotación puede obtener el reconocimiento oficial de que cumple las condiciones controladas de estabulación;
g) velar por que los cerdos domésticos estén identificados de manera que sea posible localizar la explotación de origen;
h) garantizar que solo se introduzcan en la explotación cerdos domésticos originarios o procedentes de explotaciones cuyo cumplimiento de las condiciones controladas de estabulación haya sido reconocido oficialmente;
i) velar por que ningún cerdo doméstico haya tenido acceso al exterior, salvo que el operador pueda demostrar, mediante análisis del riesgo, a satisfacción de las autoridades competentes que el período de tiempo, las instalaciones y las circunstancias del acceso al exterior no presentan ningún riesgo de introducción de triquinas en la explotación;
j) velar por que ninguno de los cerdos de cría y de producción, tal como se definen en el artículo 2, apartado 2, letra c), de la Directiva 64/432/CEE, haya sido descargado después de salir de la explotación de origen, en un centro de concentración, tal como se definen en el artículo 2, apartado 2, letra o), de la Directiva 64/432/CEE, a menos que dicho centro cumpla lo establecido en las letras a) a i) y que todos los cerdos domésticos agrupados en el centro para su envío son originarios y procedentes de explotaciones o compartimentos cuyo cumplimiento de las condiciones controladas de estabulación haya sido reconocido oficialmente.

2. Canarias no tiene población salvaje (jabalíes, osos, …) que actúe como reservorio de triquinas, aunque si debe controlar roedores y équidos. También debe vigilar las cerdas reproductoras para reposición procedentes de otras zonas de península.
En ese sentido, se propone calificar oficialmente todas las explotaciones porcinas de las ADS porcinas de Canarias, para cumplimiento de las condiciones controladas de estabulación. Una vez calificadas solo podrían abastecerse de cerdas reproductoras procedentes de explotaciones calificadas con condiciones controladas de estabulación (CCE)
Las importaciones de ganado equino deben proceder también de explotaciones CCE.

3. Se llevan analizando desde 2013 todas las explotaciones de la isla de Tenerife en el Laboratorio de Sanidad Animal, con resultado negativo a presencia de triquina, con técnica acreditada para detección de presencia de larvas de triquina.

4. No se ha detectado ningún caso humano ni animal en la historia de Canarias.

 

 

CONCLUSIONES

Es factible en breve plazo proceder a declarar como libre de triquina alguna explotación o categoría de explotaciones porcinas y/o declarar oficialmente Canarias (a largo plazo) en la que el riesgo de triquina en los cerdos domésticos es nulo o despreciable.
Es necesario establecer programas de vigilancia analizando por muestreo si los animales están efectivamente libres del parásito:
100% reproductoras y cebo no calificado oficialmente como procedente de explotaciones CCE
100% reproductoras en granjas CCE
Control entrada de reproductores porcinos procedentes de granjas CCE
Control entrada de équidos
Considerar que el número de reproductores sacrificados en 2014 en el matadero de Tenerife fue de 764 CV, el de granjas con probable calificación CCE 40.000?, y no calificadas 5000?.

 

REFERENCIAS

AGENCIA ESPAÑOLA DE SEGURIDAD ALIMENTARIA Y NUTRICIÓN (MINISTERIO DE SANIDAD Y POLÍTICA SOCIAL E IGUALDAD) DIRECCIÓN GENERAL DE RECURSOS AGRÍCOLAS Y GANADEROS (MINISTERIO DE MEDIO AMBIENTE Y MEDIO RURAL Y MARINO) INSTITUTO DE SALUD CARLOS III (MINISTERIO DE CIENCIA E INNOVACIÓN) 2011. PLAN NACIONAL DE CONTINGENCIA FRENTE A TRIQUINA. Protocolos de actuación tras la sospecha y /o identificación de triquina en animales domésticos y silvestres destinados al consumo humano o en personas. Actualización 4 octubre 2011.
http://rasve.magrama.es/Recursos/Ficheros/Manuales/MARM/60_R193_15_20_39_plan_contingencia_triquina[1].pdf
REGLAMENTO DE EJECUCIÓN (UE) 2015/1375 DE LA COMISIÓN de 10 de agosto de 2015 por el que se establecen normas específicas para los controles oficiales de la presencia de triquinas en la carne
http://www.boe.es/doue/2015/212/L00007-00034.pdf