D. ÁLVARO MATEOS, VOCAL DE RELACIONES EXTERNAS DE AVESA, NOMBRADO MIEMBRO HONORARIO DE LA ORGANIZACIÓN VETERINARIA POLACA

La Junta de la Polish Society of Veterinary Sciences Lomza- Ostroleka Division, de acuerdo a la solicitud presentada por el Dr. Emilian Kudyba, ha decidido por unanimidad conceder a Álvaro Mateos Amann, presidente del Colegio de Vizcaya y del Consejo del País Vasco, el reconocimiento del título de HONORARY MEMBER de su organización.

Este reconocimiento viene a reflejar las buenas relaciones existentes entre la organización veterinaria polaca y el Consejo General de Colegios Veterinarios de España.

La ceremonia de entrega ha tenido lugar en Bergen (Noruega), donde se está celebrando la Asamblea General de la Federación de Veterinarios Europeos (FVE).

Disfruta de todas nuestras ventajas.

Asóciate

Toda la información sobre Nosotros.

Asociación

Jornadas AVESA a lo largo de la Historia.

Jornadas

Las últimas noticias en nuestra revista.

Newsletter

Cursos, Eventos, Seminarios, Jornadas....

Formación

Martes, 06 Octubre 2015 11:39

PRODUCCIÓN Y BIENESTAR EN LOS ANIMALES DE PRODUCCIÓN

 “El Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE) reconoce que los animales son seres sensibles y establece que se han de tener plenamente en cuenta las exigencias de bienestar animal”

 

logo-avesa

jesus 

D. Jesús García López Presidente de AVESA 

 Presidente del Ilustre Colegio Oficial de Veterinarios

de la provincia de Zaragoza

 

Los aspectos relacionados con el bienestar animal están cobrando cada día más importancia en la sociedad, habiéndose desarrollado una regulación completa al respecto, que engloba desde los aspectos generales relativos a la protección de los animales en la granja, hasta los relacionados de manera mas específica para algunas especies (gallinas y pollos de carne, terneros y cerdos), además de la protección de los animales durante el transporte, y en el momento de su sacrificio o matanza en el matadero para consumo humano, o para otros fines.
Todas las explotaciones ganaderas deben cumplir una normativa que establece cómo deben mantenerse los animales en las granjas, los requisitos sobre las instalaciones (incluyendo los equipos automáticos y mecánicos) y el manejo (suministro de agua y bebida, mutilaciones, uso de sistemas de cría). Los ganaderos deben registrar en el libro de explotación los tratamientos veterinarios que suministran a los animales y tener los conocimientos necesarios para su manejo. La normativa general básica en materia de bienestar de los animales en las granjas es el Real Decreto 348/2000, por el que se incorpora al ordenamiento jurídico la Directiva 98/58/CE, relativa a la protección de los animales en las explotaciones, que establece una serie de requisitos aplicables a todas las granjas de animales vertebrados criados o mantenidos para la producción de alimentos, lana, cuero, pieles o con otros fines agrarios, aunque los requisitos más concretos de esta norma solo son aplicables a los mamíferos y las aves. No se aplica a los animales que viven en el medio natural, los destinados a participar en competiciones, exposiciones o actos o actividades culturales o deportivas ni a los animales destinados a experimentación. Respecto al transporte de los animales en relación con una actividad económica, los requisitos de bienestar animal que han de cumplirse están regulados mediante el Reglamento (CE) 1/2005, que en España se complementa a través del Real Decreto 751/2006, sobre autorización y registro de transportistas y medios de transporte de animales vivos, y a través de las normas autonómicas. Esta normativa establece, por ejemplo, los requisitos que han de reunir los vehículos, las obligaciones de los transportistas, los conductores y los cuidadores, así como los requisitos de densidad, de duración del viaje, etc. Uno de puntos más críticos desde el punto de vista del bienestar animal, y el que más preocupa a los consumidores, es el momento de su matanza. Por ello la normativa que debe cumplirse en estas operaciones es muy detallada, con el objetivo de que a los animales se les evite todo el sufrimiento evitable en el momento final de su vida, tanto en el momento de su sacrificio en el matadero para consumo humano, como en el momento de la matanza para otros fines tales como el vaciado sanitario de las explotaciones en caso de epizootias, el sacrificio de pollitos hasta 72 horas de vida, o la producción de los animales de peletería.
Los veterinarios como responsables, debemos congratularnos de la regulación exhaustiva que del bienestar animal en los animales de producción hace la Unión Europea, dándole carácter de principio básico, y descendiendo a su regulación normativa en todos los países que la componen, pero nuestro trabajo no debe terminar ahí, debemos concienciar a todos los sectores implicados en el proceso con el fin de evitar a los animales sufrimientos inútiles e innecesarios.